dilluns, 2 de febrer de 2009

Una espera

Era de nit. Assegut al sofà, Joan esperava pacientment que Laura tornara. Fumava i escoltava cançons de Leonard Cohen seguint amb la mirada les lletres que havia imprès d'Internet. Li agradava Dance me to the end of love: "Show me slowly what I only know the limits of...", cantava ara Joan concentrat. De sobte, el soroll de la cadena del lavabo: en uns moments estaria Laura al seu costat.

11 comentaris:

elisabet ha dit...

Aquest trencament del lirisme que hi ha al final és fantàstic. De fet, el recurs d'un bon microrelat! Salut.

Txarli ha dit...

Com ha dit elisabet, el viratge del final és molt bo! Jajajajaja!

Una abraçada

Vicent ha dit...

Gràcies als dos, elisabet i Txarli, pels comentaris.

Anònim ha dit...

si és un relat no és tan bo. Només un detall: això que dieu que "trenca" el lirisme (?) no és més que un recurs fàcil, la prova la teniu que va precedit per "de sobte". Reaiment prou mediocre.

Anònim ha dit...

tu sí q eres mediocre, envejós!

Eva ha dit...

L'espera quan es converteix en satisfactoria sempre és agradable... què hauria passat si no hagues sonat la cadena?
Salutacions!!!

Anònim ha dit...

envejosa, en tot cas envejosa (et deixes portar per algun estereotip). Però no et preocupes, hi ha altres coses que delejar.

Gemma ha dit...

per a la primera anònima (la que no li ha agradat gens el relat):

En sabries fer un millor?
Si és així, endavant! podries penjar-lo ací, en els comentaris.

T'avance que jo no sabria.

Anònim ha dit...

anònim (6/2/09,10:14):

acceptar q sigues dona és una acte de fe, però en tot cas és irrellevant: continues sent una persona mediocre a qui li pareix molestar q a altres els agrade un relat. no t'agrada? doncs no dius res i au, i no fas un comentari despectiu q denota el q eres: un "estereotip", com dius tu: un estereotip mediocre.

ves i deleja, ves... encara q delejar és un verb intransitiu en el sentit en q pretens fer-lo servir. ves, tira, ves!

joanot ha dit...

Enhorabona i gràcies per compartir la teva creativitat, Vicent. A mi el romanticisme m´ha desaparegut quan m´he imaginat la música de Leonard Cohen. Ho sento però em resulta pesat i viscòs com una xocolata amb xurros presa sense ganes. Pense en Laura i en la seva visita al bany: haurà anat a posarse aquella lenceria especial imitació de pell de pantera que sempre derreteix a Joan? o potser va fluixa de ventre i necessita que Joan la cuide aquesta nit donant-li iogurts i arròs blanc bollit? o tal volta ha aprofitat el soroll de l´aigua descarregant per a fugir per la finestra quan ha sentit la música, deixant al pobre Joan amb el xurro i la xocolata als llavis; tambè podria ser que ella fora una bona fontanera i estiguera arreglant-li les tuberies a Joan (entengau el que vullgau). No sé, no sé, peró d´allò que estic segur és que prompte o tard han acabat parlant de la crisi econòmica i sentint que comparteixen com a mínim unalleu sensació de inseguretat, i com a màxim...

Anònim ha dit...

El microrrelato llega a la literatura de nuestro idioma gracias a la explosión de las vanguardias con su renovación expresiva y la proliferación de revistas que exigían textos breves ilustrados para llenar sus páginas culturales. Algunas de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna son verdaderos cuentos de apenas una línea, y también Rubén Darío y Vicente Huidobro publicaron minicuentos desde diversas estéticas. Junto a estos autores, la crítica señala también al mexicano Julio Torri y al argentino Leopoldo Lugones como decisivos precursores del actual microrrelato.
En la segunda mitad del siglo XX el microrrelato se presenta como una auténtica propuesta literaria, como el género idóneo para definir, parodiar o volver del revés la rapidez de los nuevos tiempos y la estética posmoderna. Algo que tiene que ver con Italo Calvino y sus "Seis propuestas para el próximo milenio". El cuento brevísimo es la arena ideal donde se bate la moda de la destrucción de los géneros, hasta el punto de que resulte imposible -e inútil- tratar de definirlo, distinguirlo o envolverlo de legalidad.
Personalmente opino, que con frecuencia son ejercicios de reescritura, o una fuente de aguas vírgenes para adentrarse en la experimentación del lenguaje, o ambiciosa pretensión de encerrar en unas líneas una visión trascendente del mundo dejando al lector su libre decisión de interpretarlo según su elección, más próxima al subconsciente que a la lógica de la razón. En definitiva, una gran oportunidad para adentrarse en el mundo de la creación literaria.
Por todo ello, animo a Vicent en esta aventura, espero que nos siga deleitando con sus próximos microrrelatos.
Sin ánimo de destrozar tu aventura, me gustaría plantear lo que me ha sugerido este microrrelato.
El título, junto con el dibujo que lo acompaña me hace pensar en una espera infinita inmersa más allá de lo cotidiano: la mezcla de canciones ocultando el significado de las mismas bajo palabras conocidas sólo por aquellos lectores que saben inglés, el nombre del cantautor, la soledad de Joan inmerso en un ambiente de delirio romántico que le devuelve a la realidad más inmediata con el sonido de una cadena del váter, palabra tabú, que ha sido sustituida por otra más refinada, sin embargo, en la imaginación del lector, tirar de la cadena del váter, significa lo que significa (el acto más cotidiano, terrenal y necesario que nos iguala a todos)… Con esta imagen tan alejada de las letras de amor que Joan está escuchando se mezcla lo anodino, como la vida misma, para navegar en cotas altas de la ambición abstracta de un amor imposible con el aspecto material de la carne más próxima y real.

Un beso.

Ana