dijous, 14 de maig de 2009

Aturat el rellotge (en la foscor) d'Antonio Vega

Tots els mitjans de comunicació han parlat de la mort d'Antonio Vega. Possiblement, la repercussió de la seua desaparició no ha sigut proporcional al nivell de coneixement de la seua obra: mai no va ser un supervendes, ni formant part del grup Nacha Pop ni en solitari.

Si no sabeu qui fou aquest home -o sols heu sentit parlar d'ell de passada- podeu llegir el breu i interessant resum que de la seua carrera ha fet Ximo Corts.

No he sigut un seguidor incondicional d'Antonio Vega, tot i que sí que vaig gaudir dels àlbums de Nacha Pop i del seu primer treball en solitari. Recorde, sent jo molt jovenet, una cançó que m'agradava molt i que hui continua agradant-me; tant la lletra com la música. Ací podeu escoltar, i també llegir, el tema Relojes en la oscuridad. També hi ha un vídeo que podeu trobar a YouTube, però no el recomane per la seua coentor...




RELOJES EN LA OSCURIDAD (NACHA POP)


Puede ser todo una mentira
bien adornada,
letra para una canción
qué más da si fue pasado o no.

Sólo me encuentro en mis papeles
locos que piensan,
salen de un circo inmortal
y me enseñan lo que ignoro de ti .

No cambiaría jamás
este universo informal
donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial,
donde el hierro se retuerce y se convierte en lo esencial.

Tengo un reloj de treinta horas
se pone en marcha al escribir,
cuando se va la noción
y me acerco lentamente a ti.

Como un torrente poderoso,
mezclado el barro con el cristal,
emergen hasta el papel
y cobran forma, la locura y la paz.

No cambiaría jamás
este universo informal
donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial,
donde el hierro se retuerce y se convierte en lo esencial.

Mundo que fue, por no dejar de ser será,
mi habitación de hotel con ventanas al mar.

Oigo tu voz pedir lo que nunca existirá
a fuerza de recordar lo que no llego a pasar.

He aprendido a ser una pieza más
un eslabón en la oscuridad.

Hay una forma de parar el tiempo
desordenando la evolución
y en la prehistoria encontrar
esos ojos que no puedo olvidar.

No me da miedo lo que tú me digas,
ni esas historias del más allá,
sólo me asusta escuchar
los relojes en la oscuridad.

No cambiaría jamás
este universo informal.